Construir una catedral

La visita a Santa María del Mar estuvo llena de recuerdos de la novela sobre su construcción de Ildefonso Falcones, LA CATEDRAL DEL MAR.

Sin embargo, también recordé aquella historia o cuento que he leído en al menos 2 libros sobre la gestión del talento y coaching. Decía más o menos así:

“Paseaba un arquitecto que quería seleccionar personal para su proyecto. Observó el trabajo de un albañil y le preguntó: – ¿qué estás haciendo?-

A esto el albañil le contestó – Haciendo una pared-.

El arquitecto continuó su camino y se encontró con un segundo albañil al cual le hizo la misma pregunta. Éste contestó -Construyo la habitación principal-. El arquitecto continuó su camino.

Poco después se encontró con un tercer albañil. Le volvió a hacer la misma pregunta – ¿qué estás haciendo?- El albañil le respondió:

-Participo en la construcción de una CATEDRAL-

El Arquitecto se quedó impresionado con la respuesta y supo que ésta era la persona adecuada para su proyecto.”

Evidentemente la manera de expresar lo que la persona hacía provocó su selección. A veces ocurre de igual manera en diferentes procesos de selección. Sin embargo, en el momento que te tomas muy en serio este cuento sabrás que no sabes absolutamente nada sobre cada uno de los candidatos. Hay que investigar en más profundidad que es lo que el arquitecto necesita:

  • ¿Una persona productiva, que trabaje rápido y efectivamente?
  • ¿Una persona detallista, centrada en un trabajo bien hecho?
  • ¿Una persona con unos valores claros que se integren con los valores del arquitecto?

Entre otras muchas preguntas ya que se requiere una descripción detallada del puesto a desempeñar. También al hacer las entrevistas cabría preguntarse,

  • el que construye catedrales, ¿trabaja o simplemente mira hacia el cielo esperando que esté terminada?
  • el que hace habitaciones, ¿tiene un sentido de catedral y trabaja en equipo con el resto de sus compañeros para alcanzar el objetivo?
  • la persona que construye una pared, ¿sólo hace eso o también se fija hasta el más mínimo detalle, ayuda con nuevas ideas y sueña con ser participe de algo mayor manteniéndolo en secreto?

Las posibilidades son muy grandes pero el resultado sólo se consigue investigando qué hace, cómo lo hace y por qué lo hace de esa manera. Hay que dejar de lado las investigaciones parciales y poco certeras.

Anuncios

2 Responses to Construir una catedral

  1. Marta says:

    Tu artículo me ha hecho recordar a un hombre de Mejorada del Campo que desde hace muchos años está construyendo una catedral y para el te diría que construye sus sueños y es su vida.

  2. ¿Ese era el que hizo el anuncio de la bebida energética? Recuerdo aquel anuncio con mucho cariño y al principio no pensaba que fuera posible, siempre hay gente extraordinaria que cree firmemente en sus sueños…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: