Herramientas de futuro: salud, cerebro y comunicación

Tras mucho festejar por el mundial voy a recuperar un artículo que apareció en el periódico El Mundo dentro de su Magazin. Su título fue “El invento que nos falta en nuestras vidas”. En el se entrevistan a 20 personas de diferentes sectores que hablan de lo que ellos creen que falta en el mundo. Los he agrupado de la siguiente manera:

1. Investigar el funcionamiento del cerebro. Desarrollar capacidades emocionales, evitar sufrimiento, mejorar nuestras vidas, sacar más partidas  a sus ideas…

2. Automatizar la adopción de niños

3. Buscar sistemas eficientes de canalización de agua. Disminución de la contaminación de ruidos, ahorro eficiente de la energía y encontrar materiales que mejoren la calidad de la vida.

4. Frenar el envejecimiento. Tecnología para ayudar a los mayores, mejorar productos de la visión, acabar con el sufrimiento de la espalda.

5. Mejorar el sistema político.

6. Eliminar el hambre a través de una pastilla. Agricultura sostenible y alimentación adecuada.

7. Eliminar las barreras de los idiomas. Mejorar la comunicación y aminorar conflictos.

Es una muestra muy pequeña de personas a las que se les ha preguntado, aún así los datos son bastante reveladores. Nos preocupamos por todo aquello que mejore nuestro bienestar ya sea en la enfermedad, hambre, comunicación y cambios políticos y culturales. Para mi, resalta una tendencia muy marcada en el desarrollo de las personas, en cuanto a mejorar la eficacia de nuestros pensamientos, emociones y acciones diarias.

En el blog cubriremos 3 de estas siete “necesidades” principalmente:

1. Avances y prácticas en el funcionamiento y desarrollo de la persona. Es ir un poco más allá del simple desarrollo cerebral.

2. Adoptar medidas preventivas y de mantenimiento de la persona orientada al deporte, meditación, hipnosis, alimentación…

3. Mejoras en la comunicación,  qué efecto, afecto e impacto genera en los demás y uno mismo por supuesto.

Son metas muy altas que seguro con vuestra colaboración iremos resolviendo y añadiendo cada vez más. Por cierto ¿qué más podemos incorporar aquí? Quedan abiertas vuestras aportaciones…

Foto por cortesía de Flickr.

El arte y la ciencia de la meditación y la hipnosis efectiva

Jornadas intensas sobre “El Arte y la Ciencia de la Meditación e Hipnosis efectiva” presentado por John McWhirter y traducido por Tim Ingarfield.

Algunas conclusiones útiles:

Hay mucho mito en cuanto a la meditación y la hipnosis.

Solemos tener una idea más o menos fija de cómo somos sin cuestionarnos demasiado si es la manera más útil.

Separamos vidas profesionales, personales, de familia, amigos etc. cuando sólo existe una única. Por tanto, es quizás muy útil tener una manera más abierta y más amplia de organizarse.

Con frecuencia solemos tener una idea vaga de lo que queremos. Por ejemplo, si queremos ser felices, ¿qué significa para nosotros ser felices en más detalle?

La meditación tiene entre sus beneficios mejorar nuestra forma de pensar.

Valoramos las cosas en función de lo que tenemos hoy y dejamos de apreciar su valor por tenerlas. Muchas cosas materiales damos por hecho que pertenecen a nuestra vida y sólo las valoramos, cuando nos faltan cuando se debería apreciar en todo momento. Por ejemplo, el teléfono móvil, antes no existía y podíamos vivir perfectamente…

Descubrir las cosas positivas, neutras y negativas de la vida y valorarlas en su justa medida.

En vez de cambiar o negar un hábito es más útil construir sobre él. Por ejemplo, si te pones nervioso ante una entrevista de trabajo, es más útil investigar, relentizar y comprobar lo que ocurre exactamente antes que negar estar nervioso, ya que ésto último es más probable haga lo contrario.

Apreciar las cosas tal y cómo están ocurriendo. Apreciar la vida tal y cómo es.

Existen meditaciones activas y pasivas. Las pasivas son tipo relajación, descanso. Las activas son aquellas para ponerte en marcha para una actividad, ejercicio físico, guerra… Ambas ayudan para pasar de un estado a otro.

Desde aquí, me gustaría dar las gracias a todos.

La relación entre personas

De nuevo aprovecho para aprender del documental de Eduard Punset de este fin de semana titulado “Mentes conectadas sin brujería” en Redes.

Habla de la existencia de una neuronas espejo en nuestro cerebro que nos permite imitar y conocer los sentimientos, pensamientos y movimientos de los demás.

¿Qué significa esto exactamente? De alguna manera los sentimientos de los demás nos pueden influir. Si estamos con una persona alegre podemos sentirnos alegres. Al estar con personas tristes existe la posibilidad de que nos englobemos en el entorno de tristeza. Todos lo hemos sentido de alguna manera, no sabemos cómo ocurre, pero si notamos esa influencia.

En las relaciones con una personas, estaremos principalmente atentos a lo que se dice, pero también nos interesará los movimientos de las manos, si está relajado, el tono de la voz, si es tu jefe… Hay multitud de información de la que hacemos uso de manera consciente e inconsciente. Por ello merece la pena estar atento a la relación que tenemos con las personas y notar qué emociones nos influyen de los demás, tanto positivas como negativas, y cómo nuestro estado de ánimo influye en las personas que nos rodean. Es un tema muy interesante.

Por cierto, en los comentarios de este artículo hay un libro gratuito de Rossi. La introducción sobre M. Erickson es genial.

Aplicación práctica de “Plasticidad del cerebro”

Plasticidad cerebral Recomiendo que veáis el documental del domingo de Redes 2.0.

Comienzan con una frase lapidaria “ejercita tu cerebro puede cambiar, nunca es tarde”. Continúan hablando de que los últimos estudios en neurociencia demuestran que el cerebro no se atrofia con la edad sino con su NO utilización. Pone dos ejemplos claros, uno con los taxistas de Londres, donde el hipocampo es mayor por la cantidad de rutas que conocen. Y otra, con músicos que durante mucho tiempo han dejado de tocar, bajando el hipocampo, y luego incrementa su hipocampo con su nueva practica. Por cierto el hipocampo es una parte del cerebro donde se conexionan las neuronas.

Esto nos muestra que podemos aprender cada día de lo que hacemos y de lo que hemos hecho anteriormente. Y cuanto más practiques, más certero serás.

En las empresas, las personas con mucha experiencia se les dice que tienen que desaprender ante la crisis. Este estudio demuestra que no tienen que desaprender sino que su experiencia es buena pero que se tiene que aprovechar más en aprendizaje. Todos podemos seguir aprendiendo y sobre todo todos debemos dejar mitos a un lado “es que yo soy así””ya estoy mayor para aprender cosas nuevas””que aprendan los jóvenes que vienen detrás””yo ya no puedo aprender un idioma, nuevos programas informáticos…”.

Es posible y podemos hacerlo, solo hay que ejercitarlo.