Ampliar perspectivas

Este trozo de la película “El club de los poetas muertos” es muy bueno para explicar que tenemos que “ver” los problemas desde diferentes perspectivas. Robin Williams utiliza la mesa para esto. ¿Qué más posibilidades hay?

Se me ocurren las siguientes:

  • Antes del problema, ¿cómo era la situación?
  • Durante el problema, ¿puedes “alejarte” del problema y contemplarlo?¿puedes mirarlo desde diferentes puntos de vista?¿puedes ver el problema desde la opinión de las otras personas?¿puedes tratarlo desde la curiosidad, aprendizaje y juego con los componentes?
  • Después ¿Puedes pensar en el problema como si fuera mañana? ¿cómo sería el problema si hubiera pasado una semana? ¿y un mes?

Mirar desde encima de una mesa es una posibilidad; el antes, durante, después, curiosidad, aprendizaje, juego… marcan otras muchas más perspectivas de mejora a tener en cuenta.

Muchas veces tendemos a simplificar los problemas tipo: mi jefe me ha mirado mal, le caigo mal.El momento actual esta lleno de cambios continuos y con muchos factores a tener en cuenta. Por ello, es muy importante aprender a introducir más variables en los problemas que simplificar:

¿me ha mirado mal sólo a mí o también a otras personas?¿qué ha pasado exactamente para que mirara de esa manera?¿siempre tiene esa misma mirada o esta mañana en el café tenía otra?¿han percibido los demás la misma mirada o ha sido intuición mía?¿cómo he respondido yo: curiosidad, aprender de lo que ocurría?¿que pasaría si le preguntara por la mirada o confirmar la situación exacta?¿mañana tendrá la misma mirada?¿qué pensaré yo de esta situación mañana?¿y pasado mañana?¿y la próxima semana?

Hay un gran abanico de posibilidades de mejora…

Anuncios

El espíritu Kaizen

En japonés Kai significa cambio y zen bueno. Kaizen es el cambio en la actitud de las personas para llevarles al éxito. Este fue inicialmente implantado en la empresa dentro del sector del automóvil

El espíritu del Kaizen está resumido en 10 puntos:

  1. Abandonar las ideas fijas, rechazar el estado actual de las cosas.
  2. En lugar de explicar lo que no se puede hacer, reflexionar sobre cómo hacerlo.
  3. Realizar inmediatamente las buenas propuestas de mejora.
  4. No buscar la perfección, ganar el 60% desde ahora.
  5. Corregir un error inmediatamente e in situ.
  6. Encontrar ideas en la dificultad.
  7. Buscar la causa real, respetar los 5 por qués y después buscar la solución
  8. Tener en cuenta las ideas de diez personas en lugar de esperar la idea genial de una sola.
  9. Probar y después validar.
  10. La mejora es infinita.

Todo este espíritu ayuda a mejorar día a día con los problemas y las soluciones que nos encontramos. Son quizás consejos, pequeñas actuaciones que en el campo de la empresa son muy útiles y que podemos aplicar a nuestros problemas y soluciones diarias.

  • Más que rechazar alguna idea, suelo intentar jugar y curiosear con los problemas y éxitos para aprender de ellos.
  • Al reflexionar sobre cómo hacer algo, recuerdo que en DBM® se hablaba de que a veces no se piensa durante suficiente tiempo en los problemas. Perseverar en el problema y no abandonar a la primera de cambio es una habilidad muy importante.
  • Las ideas hay que ponerlas en marcha. Desde ahí, comprobar y evaluar que ha ocurrido para corregir y mejorar.
  • A veces si el problema es muy grande -o no- es útil resolver las cosas pequeñas que hay alrededor para solucionar lo principal. Por ejemplo, “no consigo concentrarme en mi trabajo”, quizás es útil ver que problemas más pequeños y comenzar por ahí: ordenar el puesto de trabajo, reducir las cosas pendientes…
  • Ejercicio de los 5 por qués, ¿te has preguntado suficientemente por qué tienes este problema y por qué solucionarlo?
  • Cuenta con tu círculo de amistades y familia para obtener diferentes perspectivas del problema y sus soluciones. Búscate un “equipo de alto rendimiento” para resolver problemas.
  • Prueba en pequeños detalles las posibles soluciones y a partir de ahí llévalo a todo el problema para comprobar y evaluar. Si quieres mejorar en la natación, haz un pequeño cambio en la respiración, comprueba y evalúa el resultado. A partir de ahí, toda la natación.

Mejorar es la esencia del desarrollo como persona.

El secreto del éxito profesional

Hoy he tenido una reunión con un proveedor de muchos años de relación. Me sorprendió al contarme que se jubilaba. Cierto, acaba de cumplir 60 años y se acoge a un plan de prejubilación. Creo que sólo trabajará el 15% de la jornada actual. Curiosamente viene acompañado de su sucesor, un chico joven, titulado universitario y con tres idiomas.

Estas son las ocasiones en las que aprovecho para preguntar a Javier cuál ha sido el secreto de su éxito. Sin duda alguna su primera respuesta fue:

Ser un corredor de fondo

Afirmó que durante los 24 años que ha estado en la empresa, ha mantenido un esfuerzo continuo y constante en su trabajo. Su aspiración era hacer bien su trabajo, eso fue muy importante para él. Añadió ” he visto ascender muy rápidamente a muchas personas, cegadas por el éxito de ocupar puestos de mayor rango, y luego caer y salir de la empresa. Yo he querido ser siempre constante, hacer bien mi trabajo, mejorar lo que ya hacía y esforzarme para conseguirlo. La cultura del esfuerzo, cosa tan olvidada…”

Sus enseñanzas se pueden aplicar en nuestro día a día:

  • Hacer bien nuestra tarea
  • Dedicar esfuerzo a la tarea con mucho detalle.
  • Conectar la tarea con el significado del éxito para cada uno. ¿Es el éxito finalizar la tarea; sentirte cómodo con ella; o bien me siento orgulloso de ella? ¿Es posible que exista algo de las tres?
  • Supervisar todo el proceso de realización. Esta acción te permitirá ver qué funciona y qué no, para poder mejorar.

De todas formas sentí a Javier muy nostálgico, algo que puede ser normal…

Clima laboral: Sentirse valorado en la empresa

El clima laboral es el contexto en el que se trabaja. El departamento de recursos humanos o una consultoría externa suele evaluar en que situación se encuentra en un momento dado. Esto se realiza mediante una “encuesta de clima laboral”. Aquí se evalúan datos como la formación, trato de sus superiores y compañeros, medios para realizar las tareas, estado de ánimo de los colaboradores de la empresa, entre otras variables.

La semana pasada, la Directora de Recursos Humanos de una empresa me habló de los resultados obtenidos en su encuesta de clima laboral.

Destacó principalmente la siguiente pregunta: ¿Se sienten valorados por su jefe? La respuesta fue bastante contundente en sentido negativo, NO. Su explicación se basaba en una falta de comunicación. Ante ello, la Directora de RRHH se quedó muy sorprendida. Ella sabía que estaban continuamente  informados bien por emails, intranet y todo tipo de información. Sin embargo, no era esa la comunicación que se buscaba, sino lo siguiente:

“Me encanta venir a saludarte por las mañanas” decía una colaboradora.

Nos hace sentir importantes que nuestro jefe directo nos salude por las mañanas y que tenga un trato directo con nosotros”. Decían otros colaboradores.

Es impresionante lo que se puede conseguir de un trabajador satisfecho en el trabajo y lo poco que cuesta. Es más, se puede ahorrar la empresa toda la “encuesta de clima laboral” si los responsables de departamento tienen un trato directo con los colaboradores y tienen las suficientes habilidades para que mejore la persona en sí. El rendimiento sería más alto, el grado de satisfacción de los trabajadores y los clientes también mejoraría. Por lo tanto, sólo puede tener beneficios.

Buenos días Elena. ¿Qué tal, cómo ha ido el fin de semana?¿Cómo está tú familia? Si tienes cualquier consulta, no dudes en llamarme. Saludar por su nombre y valorar a la persona al completo, dentro y fuera del contexto de trabajo, condiciona a que ocurra un buen ambiente de trabajo y de rendimiento.

La toma de decisiones

Miguel Ángel Ariño y Pablo Maella, profesores del IESE, plantean una guía para tomar decisiones, basado en los siguientes 10 puntos:

Preocúpate por decidir bien más que por acertar.
Identifica claramente tus objetivos ¿qué quiero/necesito conseguir?
Planteamientos realistas
No te autoengañes, es muy fácil hacerlo
Atiende sólo a la información relevante
Reconoce la incertidumbre y gestiónala
Sé creativo y genera alternativas
Consecuencias de las decisiones
Lo que decidas, ponlo en práctica
Sé consciente de que no todo es racionalidad

Los consejos arriba mencionados pueden ser muy útiles en el proceso de toma de decisiones, pero echo en falta un orden, una estructura y una función a la hora de la toma de decisión. Si se investiga en detalle la toma de decisiones, deben existir 3 fases:

  1. Proceso antes de la toma de decisión: explorar e investigar
  2. Proceso de toma de decisión
  3. Después de la toma de decisión: la evaluación, desarrollo y aprendizaje.

Si tomamos el ejemplo de la compra de un coche,

Primera fase, consiste en averiguar qué, cómo, por qué quiero un coche. Para que lo voy a utilizar, ¿lo necesito?¿lo quiero? ¿me gustaría tenerlo?

Segunda fase, ¿qué alternativas son posibles?Modelos de coche, gasto de gasoil, color, …¿cuáles imposibles? Motocicleta, bici, helicóptero, patines voladores…Planes de compra, dinero, capacidad financiera,utilidad… compra del coche

Tercera fase, evaluación del proceso, qué ha funcionado bien, qué mal, cómo ha sido todo el proceso, cómo se puede mejorar y por qué lo he hecho de esta manera, ¿hay más maneras posibles? Esta última fase me permite aprender y por tanto, estar en una mejor posición en el próximo proceso de compra o toma de decisión.

Habilidades para el talento

Es de agradecer encontrar  libros que no se dediquen exclusivamente a trabajar sobre objetivos, tanto personales como profesionales.

Se titula “Con Ganas, ganas. Del esfuerzo a la plenitud” de Cristina Ramírez y Santiago Álvarez de Mon, profesor del IESE.

Se hace un análisis de la persona dentro de la sociedad y la lo largo de su vida. Se habla del aprendizaje, del desarrollo y del éxito, principalmente. A su vez, toma a personas que han destacado dentro de su campo para averiguar qué habilidades utilizaron para alcanzar el éxito. Estas personas fueron Jesús López Cobos, Inma Shara, Valentín Fuster, Marco Rupark y Rafael Nadal. Muy buenos ejemplos, por cierto, destacan en la dirección de orquesta, medicina, pintura y deporte respectivamente.

Se resaltan valores como el respeto, el orden, una correcta actitud ante los problemas y conflictos, la concentración, renuncia, el sacrificio, ser arriesgado, no tener prejuicios preconcebidos, modestia, humildad, valentía, astucia y disciplina entre otros.

Se define el talento como “la capacidad de aprender a perfeccionar una habilidad”. Los autores defienden que el desarrollo del talento requiere la ayuda de una persona externa en dos cuestiones principales:

  • Trabajar en los limites establecidos por la persona
  • Aprender de los errores cometidos

A su vez, se habla de mejorar la fortaleza mental: disciplina, esfuerzo, perseverancia, espontaneidad e imaginación.

Por último, me ha parecido muy interesante el ejercicio que se planteó en el libro: Imagina que te vas a morir, ¿cómo te gustaría haber vivido? Parece un poco cruel pero, al explorar la pregunta,aparecen los grandes valores en los que la persona quiere vivir. Muy interesante.

Futuro, tecnología y personas

Este fin de semana se reanudó el programa de Redes con una muy buena entrevista realizada a Catherine Mohr, ingeniera y médica de la Stanford School of Medicine, en Estados Unidos.

Eduard Punset habló con ella sobre el futuro de la medicina, centrándose en la cirujía. Destacan las siguientes palabras:

“Me preocupa que no seamos lo bastante inteligentes como para manejar todas las tecnologías que tenemos. El mero hecho de que podamos hacer algo no significa necesariamente que debamos hacerlo. Lo que yo veo es que va a haber dos caminos: por un lado, en el futuro vamos a continuar desarrollando esas tecnologías pero, en cambio, no tendremos muchos más conocimientos sobre la necesidad de aplicarlas o no. Quizás más bien retrocedamos y miremos cómo tratar esas enfermedades, cómo tratar a la persona en su conjunto y cuándo aplicar realmente la tecnología

“A medida que envejecemos, tendemos a desarrollar nuevas enfermedades, ya sea hipertensión, diabetes o cáncer. Yo creo que para superarlas, tenemos que ser capaces de tratarlas de modo que la persona curada quede entera, intacta y que sea totalmente funcional después de recibir el tratamiento. Por eso me centro en todas esas enfermedades que nos afligen, que intentamos prevenir, para que, si no lo conseguimos y contraemos un cáncer, podamos cogerlo a tiempo y erradicarlo; no queremos tener que abrir todo el cuerpo para curarlo sino hacer una pequeña incisión.

“Yo trabajo con una empresa que fabrica instrumentos muy pequeños, con los que se pueden efectuar incisiones muy pequeñas y utilizar la misma cirugía que si se tratara de una gran incisión pero sin necesidad de hacer ese gran corte, de modo que el paciente no necesita recuperarse de una incisión tan grande. Lo que sí que pueden hacer, en cambio, es centrarse en su recuperación, en lo que nosotros podemos hacer para que se recuperen.”

“Si podemos aprender a prevenirla, deberíamos aprender a hacerlo. Pienso que mejoraremos en prevención pero también creo que nunca ganaremos totalmente la partida. Y aunque no lo logremos, a pesar de todo valdrá la pena para esa persona, aunque no seamos capaces de impedir que desarrolle un cáncer. Tenemos que averiguar cómo tratar a esa persona cuando fracase la prevención. Pero siempre diré que la prevención es la mejor alternativa.”

Nosotros también tenemos mucha tecnología disponible, aunque creo que deja de ser importante estar con lo último. Cada vez predomina más saber cómo utilizar esa tecnología y hacer el mayor uso posible de la misma para lo que nos gusta: música, cine, viajar, blogs, comunicación, contactar con viejos amigos, …

Además, la prevención y el desarrollo de la persona en todas las áreas de la vida es para mi el futuro. Sabiendo siempre que se puede actuar de manera focalizada para remediar algo que nos ocurra y posteriormente seguir desarrollándonos más.